Tipologías de trabajadores

Cada oficina cuenta con un número determinado de trabajadores; sin embargo, sean 4 o 400 empleados, normalmente se repiten los mismos roles.

Conocer a los estereotipos de trabajadores más comunes es muy útil para poder identificar los diferentes roles laborales y así mejorar la productividad del equipo de trabajo de manera global.

El charlatán: es sociable y pasa gran parte de su tiempo hablando con los demás trabajadores. A pesar de normalmente son personas amigables y comunicativas, vale la pena poner ciertos límites para que no baje su productividad ni la de los otros empleados a los que entretiene.

El perfeccionista: este tipo de trabajadores, como su nombre indica, es muy exigente: tanto consigo mismo como con la empresa. Esto conlleva buenas y malas consecuencias. Por un lado, son empleados que siempre darán lo mejor de sí y se esforzarán al máximo. Por otro lado, esperarán el mismo comportamiento por parte de los demás trabajadores y de la empresa. Recibir quejas y críticas por parte del trabajador “perfeccionista” es algo muy común.

El cumplidor: esta tipología corresponde al tipo de trabajador que cumple con sus deberes y tareas, pero no se implica más allá. No se puede decir que condicionen malos resultados o mal ambiente, pero su falta de compromiso hace que a veces este tipo de empleado no llegue muy lejos profesionalmente.

El holgazán: este trabajador cumple la ley del mínimo esfuerzo. A menudo llega tarde pero siempre sale a la hora. Su productividad es relativamente baja debido a la constante pérdida de tiempo. Si sus aptitudes son buenas, vale la pena hablar con él/ella y mostrarle nuestro deseo de un cambio de actitud.

El efectivo: este el típico empleado al qué el resto del equipo a menudo “pilla manía”. Esta muy comprometido con la empresa e intenta realizar su trabajo lo más rápidamente posible para satisfacer a sus superiores. A menudo, sin embargo, dar demasiada importancia a los directivos y poca a los de nivel igual o inferior hace que el resto del equipo los aísle, lo cual puede afectar al ambiente general de trabajo. Realizar actividades extra-laborales ayudará a mejorar esta situación.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Ghenghe
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
This entry was posted in Comunicación, Equipo de trabajo, Mejora personal, Nuevas Empresas, Oficina, Optimizar recursos, Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.